MOLESTO POR LAS DEMORAS EN EL PAGO DE LOS AUMENTOS.

Hoy vino a mi oficina un compañero retirado de nombre Jesús, que me increpó visiblemente molesto por los retrasos en los pagos de las actualizaciones salariales a los retirados. No me molestó, por el contrario, me gustaría que los 8.000 retirados se interesaran por el tema y me increparan. Juntos lograríamos más cosas que las que hemos logrado