Encontraron muerta a una mujer policía en una comisaría de Mendoza

La víctima, identificada como Nidia Angulo, apareció con un disparo en la cabeza. Hay varias personas investigadas por el crimen.

Una agente de la policía fue asesinada de un disparo en la cabeza este viernes, en una subcomisaría de Guaymallén, Mendoza. Hay 3 detenidos: su pareja, la ex de este y el padre de los hijos de la víctima.

Según trascendió en las últimas horas, la mujer, Nidia Angulo, había mantenido una discusión en el interior del edificio de calle Tirasso, donde sus compañeros encontraron el cuerpo.

Leé también: Bariloche: detuvieron a un segundo hombre por el femicidio de una joven brasileña en un sendero

El episodio fue reportado cerca de las 7.30 de este viernes, cuando los compañeros de Angulo volvían de un patrullaje de rutina y la hallaron tendida sobre la cama de la habitación de guardias con un disparo en la cabeza. Nidia se encontraba sola en la subcomisaría El Sauce, ubicada en El Bermejo.

Si bien en un principio se pensó que había sido un suicidio, la primera alerta surgió al no encontrar su arma reglamentaria ni su celular y finalmente unas horas más tarde se entregó su pareja, el presunto autor del crimen.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello explicó a medios locales que ordenó la aprehensión de la ex novia de la actual pareja de la víctima porque no aceptaba el noviazgo y habría tenido algunos roces con la víctima. Además, se demoró al padre de sus hijos porque ambos tenían problemas de vieja data. También se encuentran demorados dos policías que trabajan en la subcomisaría.

Además, confirmó que en la causa está trabajando personal de delitos criminológicos, quienes secuestraron los videos de las cámaras de seguridad privada para intentar recabar pruebas. Asimismo, retuvieron los celulares de las personas aprehendidas. Hasta el momento el teléfono de la víctima ni el arma han sido encontradas.

Leé también: Condenaron a dos años de prisión al fisicoculturista que golpeó salvajemente a su pareja en 2019

Las primeras hipótesis sobre el hecho apunta a que la mujer se encontraba durmiendo cuando fue encontrada por el o la tiradora, ya que no hay signos de que se haya producido una pelea previa. Tras realizar el disparo, el o la asesina se fue del lugar llevándose el arma y el celular de la víctima